viernes, 30 de noviembre de 2007

Evolución de los RePtiLEs


EVOLUCIÓN

Los reptiles se encuentran entre los grupos de animales terrestres más antiguos. Los primeros reptiles tal como los conocemos actualmente evolucionaron de los anfibios unos 250 a 300 millones de años atrás, y proliferaron rápidamente hasta convertirse en las criaturas terrestres más comunes de su tiempo. Los reptiles primitivos tenían probablemente mucho en común físicamente con los que existen en la actualidad, con pieles finas e impermeables que los ayudan a retener la humedad, y huevos acorazados que pueden desarrollarse en ambientes secos. Estas adaptaciones los ayudaron a completar sus ciclos vitales enteros en la tierra en vez de en el agua, lo que tuvo como resultado que fueran capaces de colonizar rápidamente casi cualquier ambiente terrestre.

Los reptiles que hoy en día conocemos representan un ejemplo muy pequeño de aquellas criaturas primitivas, la mayoría de las cuales evolucionaron con rapidez en otras direcciones. Los registros fósiles muestran por ejemplo que los dinosaurios y sus parientes eran descendientes de los reptiles primitivos, y no al revés. Con el tiempo, los grupos de reptiles se diversificaron, registrándose la presencia de reptiles parecidos a los mamíferos comparativamente pronto en los archivos fósiles. El descubrimiento en 1861 del famoso fósil Archaeopteryx demostró que los pájaros también descienden de estos primeros reptiles.

La aparición de estos animales marco un hecho importante en la historia de la evolución ya que los reptiles lograron la liberación a los vertebrados terrestres de tener que reproducirse en un ambiente acuoso y permitieron que vivieran una existencia completamente en la tierra, ya que eran capaces de depositar sus huevos en gran variedad de ambientes terrestres.

En comparación con los anfibios, los reptiles poseen muchas cualidades novedosas, entre ellas: un ventrículo parcialmente separado, una epidermis con escamas para evitar la evaporación del agua corporal, conductos excretor y reproductor independientes, y un huevo protegido por cáscara.

La complejidad del huevo amniótico sugiere que la transición entre los anfibios y los reptiles no tuvo lugar más que una vez, y por lo tanto el grado evolutivo de los reptiles es monofilético. Así este huevo se convirtió en la característica evolutiva más importante de los reptiles, él cual esta constaba de:

Una cáscara compuesta por membranas.
Membrana vitelina que se continua con la pared digestiva.
Membrana adicional que se continua con la pared corporal del embrión y que se pliega para dar lugar a un corión externo y un amnios interno.
Cavidad amniótica que aísla al embrión evitando el contacto directo con la cáscara.
Saco alantoides que se prolonga a partir de la parte posterior del tubo digestivo del embrión y que recubre la superficie del corión.
Cavidad alantoidea donde se depositan los desechos nitrogenados en forma de precipitados insolubles.

Los más antiguos reptiles, o clotilosaurios, son los captorrinomorfos, que aparecieron en el periodo Carbonífero, eran animales pequeños y ligeros. Eran fundamentalmente insectívoros dentro de la cadena alimenticia . Según los paleontólogos estos reptiles evolucionaron a partir de una línea de pequeños anfibios antracosaurios parecidos a lagartos, siendo Gephryoste una de estas formas anfibias más próximas a la línea de reptiles.
Para cruzar el límite entre los anfibios y reptiles los paleontólogos se basaron en características esqueléticas tales como la estructura del paladar:
En los reptiles primitivos, el hueso pterigoide del cráneo comienza a mostrar un reborde transversal asociado con lo que se transformaría en el mayor músculo de cierre de las mandíbulas.
- Se pierden los grandes dientes del paladar de los anfibios Laberintodontos.
- Reducción de los huesos craneales postpariental, tabular y supratemporal.
- Una mayor heterogeneidad de los dientes de los reptiles comparada con la uniformidad de los dientes de los anfibios.
- También cabe señalar los cambios ocurridos en las proporciones y el grado de osificación de las cinturas pectorales y pélvicas de las extremidades.
La aparición de gran variedad de líneas de reptiles diferentes llevo a los expertos a un método de clasificación basado en las ventanas (aberturas de la región temporal del cráneo). A continuación se describen los más relevantes:
- Los más primitivos se clasifican dentro de la subclase Anáspida, al poseer un cráneo soldado y la los músculos temporales, utilizados para cerrar la mandíbula, van desde la superficie interior de la mandíbula inferior hasta la caja craneana, dentro de la cubierta ósea exterior del cráneo.
- Los agrupados en la subclase Synapsida presentan una sola abertura temporal y son los primeros en divergir de los Anápsinos primitivos e incluye reptiles parecidos a mamíferos.
- La subclase Diapsida esta definida por individuos de ventanas por encima y por debajo de una barra formada por la unión delos huesos escamoso y postorbital.
Según los registros fósiles los primeros reptiles aparecieron durante el Carbonífero, aunque algunos consideran que probablemente aparecieron durante el Misisípico tardío. Ya, en el comienzo del Pérmico los reptiles habían sufrido cambios evolutivos y es posible encontrar numerosas variaciones de reptiles. En el final del Pérmico y principios del Triásico se señala un sorprendente aumento de los reptiles parecidos a los mamíferos y una disminución de los anfibios.

A partir del Jurásico, los grupos más importantes de reptiles habían aparecido y las adaptaciones de los mismos permitió una amplia ocupación de los hábitats. En los ambientes acuáticos podían hallarse mesosaurios, con largas mandíbulas llena de dientes. Entre las formas terrestres se encontraban los pelicosaurios más grandes como el Dimetron, un animal con espinas neurales extremadamente largas que aguantaban una “vela” dorsal, provista de vasos sanguíneos que era reguladora de la temperatura corporal. Este animal se encontraba próximo a la línea que dio origen a los terápsidos, los cuales, a su vez, dieron origen a los mamíferos.
Los vertebrados invadieron primero la tierra con los cuatro miembros bien distanciados a ambos lados; las tortugas han conservado este tipo de marcha.
Los acrosaurios, que se originaron de los captorrinomorfos, poseían una estructura de pie y tobillo única, que les facilito la adopción de una postura erguida. En la evolución entre los acrosaurios primitivos hubo una tendencia progresiva al bipedalismo, con una liberación simultánea de las patas anteriores para otros propósitos; por ejemplo el vuelo.
Había tres grupos de acrosaurios: los terosaurios o reptiles voladores; los cocodrilos primitivos que mantuvieron la postura de cuatro patas y se transformaron en nuestros cocodrilos actuales y caimanes; y los dinosaurios.